Casa Mingo Decana de las Sidrerías en Madrid

Casa Mingo es la decana de las sidrerías de Madrid y posiblemente de todas las existentes en España. Abrió sus puertas en 1888, cuando todavía no se habían cumplido 60 años de la desaparición del genial pintor Francisco de Goya. El mismo que iluminó con sus frescos las próximas ermitas de San Antonio de la Florida, diseñadas por Ventura Rodríguez, autor también del Museo del Prado. Lugares que no se pueden dejar de visitar.

Los gruesos muros de lo que fue un antiguo almacén de material cuando se iniciaban las infraestructuras ferroviarias de la Península (concretamente la estación del Norte o del Príncipe Pío), han visto el paso de tres siglos con la misma actividad de restauración que aquel primitivo “Llagar” o fábrica de sidra, que instalaron los primeros asturianos que trabajaron en el tren y que por ello, recibían directamente de su tierra los productos naturales que no se resignaron a perder.

El restaurante

La amplitud de su planta baja y de la planta superior, así como las espléndidas terrazas que se instalan en temporada, las cuales se refrescan con la suave brisa que proviene de las abundantes arboledas de su entorno,  las del Parque del Oeste, Ciudad Universitaria, Parque de la Bombilla, Casa de Campo, Rosaleda y otros espacios del pasillo verde, dan cabida a una numerosa clientela que, en ocasiones, tiene que esperar algunos minutos para conseguir mesa.

La decoración conserva su casticismo original, manteniendo las características principales de sus primeros tiempos, con abundancia de maderas, botellas vistas y barricas, lo que ha motivado que haya sido escenario de muchas películas “de costumbres”, así como para el rodaje de multitud de anuncios.

La sidra

La sidra, en sus distintas modalidades, se elabora a partir de manzana asturiana de Villaviciosa en sus propias instalaciones, lo que la convierte en la única verdadera sidrería de la capital que produce sólo para autoconsumo. La sidra pasa directamente de la fábrica a la mesa sin pérdida de frescura y demás virtudes de este producto artesanal elaborado según técnicas tradicionales, cuyas características naturales no pueden alcanzar otras de tipo industrial.

Esta tradición ha convertido a Sidras Mingo, como también se denomina, en uno de los establecimientos más conocidos de Madrid. Referente en el sector, su fama transciende del ámbito nacional al venir incluido en muchas guías extranjeras de turismo, sin duda por la propaganda que le han podido hacer los muchos foráneos que lo visitan.

Alrededores y Eventos

Otros atractivos de los alrededores del establecimiento que se pueden visitar antes de reparar fuerzas en la sidrería son el Templo de Debod, cuyos artífices egipcios también bebían sidra, el citado Palacio Real, la Plaza de Oriente, el Teatro Real, las citadas ermitas etc. Todo un conjunto monumental al que no escapa el también cercano Madrid de los Austrias.

Momentos cargados de tipismo ligados estrechamente a Casa Mingo son los que se dan en “El entierro de la sardina”, cuando los ilustres cofrades parten desde el establecimiento para el penoso trance de dar tierra a tan sabroso pescado, rememorando tiempos pretéritos en los que la falta de frigoríficos motivaba que el cuerpo insepulto del pescado conducía al nicho a muchos imprudentes. También resaltan las fiestas de San Antonio, que se celebran con sus verbenas y su tradición de que las modistillas de entonces, y hoy una multitud de jóvenes (todas lo son) acuden a poner la mano sobre una pila con alfileres en la creencia de que les saldrán tantos novios como alfileres queden prendidos. También el cine de verano que se instala en el vecino Parque de La Bombilla, son eventos que pueden servir de excusa para venir a comer a esta casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR